Make your own free website on Tripod.com


27/02/2006

Fracasa exploración en la región sur

 

LA ESTRATEGIA EXPLORATORIA QUE HA IMPLEMENTADO ADÁN ERNESTO OVIEDO PÉREZ EN LA REGIÓN SUR HA SIDO UN DESASTRE TOTAL, DESPILFARRANDO MÁS DE 3 MIL 300 MILLONES DE PESOS DEL ERARIO FEDERAL SIN LOGRAR INCREMENTAR LAS RESERVAS QUE PROMETIÓ Y QUE SUSTITUIRÍAN LA FUERTE DECLINACIÓN DE LOS CAMPOS EN EXPLOTACIÓN.

La caída de las reservas probadas de hidrocarburos afectará las expectativas de aumento sostenido de la producción y las posibilidades de exportar crudo en los próximos años. Los riesgos obligan a elaborar una política petrolera responsable y eficiente para satisfacer las necesidades prioritarias de las futuras generaciones.

 

 

La explotación de los hidrocarburos ha sido una actividad fundamental de la economía mexicana y un importante sostén de sus finanzas públicas durante la historia reciente del país. Sin embargo, en los últimos años, la caída de las reservas probadas se ha convertido en un asunto crítico que podría reducir la capacidad de producción a partir de esta década, posiblemente llegando a convertir al país en un importador neto de crudo.

 

 

Esta posibilidad nos debe hacer reflexionar sobre las estrategias requeridas para asegurar un futuro estable y sostenido para la industria petrolera nacional.

 

 

Las cuencas sedimentarias petroleras en México se pueden clasificar en dos grandes grupos: (a) áreas productoras tradicionales que pueden ser maduras o moderadamente exploradas (región de Tampico–Misantla, Veracruz y las cuencas del sureste); y (b) áreas nuevas o frontera, que pueden ser las provincias poco exploradas o sin exploración, como el Golfo de California o la región profunda del Golfo de México.

 

 

El potencial petrolero y la incorporación de reservas del país se fundamenta en el conocimiento de estas provincias geológicas. Actualmente, todas las reservas probadas de hidrocarburos se encuentran en las áreas tradicionales, las cuales podrían corresponder sólo al 20% de las cuencas con potencial petrolero en el país. El país posee provincias petroleras productoras y altamente promisorias para el futuro, tanto en áreas terrestres como las situadas en las regiones marinas. Tal es el caso de la Región Marina de Campeche y de la Plataforma continental, las cuales constituyen el portal de entrada a la exploración.

 

 

Pero esto no será posible si PEMEX no coloca a los funcionarios idóneos para que las estrategias exploratorias sean las adecuadas para lograr con éxito subir las reservas porbadas. El tres de marzo de 2003 el ingeniero Adán Ernesto Oviedo Pérez fue nombrado Subdirector de la Coordinación Técnica de Exploración de PEP Región Sur, con ello inició la pero etapa de esta Coordinación. Y es que los resultados de la estrategia exploratoria que ha implementado Oviedo Pérez en la Región Sur han sido un desastre total. Ha despilfarrando más de 3 mil 300 millones de pesos del erario federal sin lograr incrementar las reservas que prometió y que sustituirían a la fuerte declinación de los campos en explotación.

 

 

Esto se debe primordialmente al personal que colocó en los puestos de alta dirección en la propia Subdirección y en las Coordinaciones de Prospectos de los Activos Integrales, que no cuentan con el perfil ni el liderazgo adecuados; solo fueron ubicados por ser sus amigos, compadres, incondicionales y cómplices, el mismo camino que él utilizó para arribar a su actual puesto.

 

 

En el Activo regional de exploración colocó a tres incondicionales: al administrador, doctor Javier Meneses Rocha, que no llega ni a camillero. En segundo término a Leonardo Aguilera Gómez, un bueno para nada que nunca ha generado una localización ni ha participado en estudio alguno de caracterización, a pesar de ello fue premiado como coordinador de caracterización y en tercer término a Jaime Patiño Ruiz, cuyas únicas virtudes son haber inflado sin ética alguna las reservas de aguas profundas y haber participado en el proyecto Lankahuasas, un rotundo fracaso y el que más nos ha endeudado en PIDIREGAS.

 

 

Uno de sus méritos es que le hacía la tarea de Alberto Aquino López, actual Gerente de Interpretación, durante sus estudios en México. Su padre fue un comunista “contra” del sistema que se retiró amargado de Pemex y heredó a sus hijos la hiel en el espíritu que siempre trajo consigo. Otros coordinadores e incondicionales que Oviedo Pérez ubicó en el Activo Regional y culpables del fracaso son: Trinidad Alcudia Mendoza, cuyos únicos méritos son la genuflexión, la adulación y ser compadre de Aquino López, además de firmar estimaciones millonarias para beneficio de sus jefes en turno y de él, porque parte de ellas han ido a parar a su rancho de Jalapa; Carlos Williams Rojas, neocompadre de Oviedo Pérez; Hugo Martínez Kemp, todo un maestro en el incienso y la cortesanía, no tiene experiencia en lo que es la operación de pozos exploratorios y la adquisición sísmica, pero allí lo tienen cobrando como Coordinador de Operaciones.

Por otro lado, en las coordinaciones de prospectos de los Activos Integrales colocó en la jefatura a sus incondicionales que han fracasado una y otra vez, lo anterior tiene su fundamento en los resultados exploratorios del 2005 con los siguientes pozos: Guince- 1 del Activo Cinco Presidentes ubicado en el sur de Veracruz, el mayor fracaso exploratorio en la historia de la Región Sur, ya que perforó a 7 mil metros en un domo salino resultando improductivo, “estrategia” nunca antes vista tomando en consideración que la historia de la región se fundamenta en yacimientos asociados a la sal; Cobra-1 del Activo Bellota-Jujo ubicado cerca de Comalcalco, perforado en un sinclinal y que alcanzó 6 mil 200 metros de profundidad, resultando con baja permeabilidad después de 230 días en operación; Juspí-101 del Activo Muspac ubicado cerca de Reforma, improductivo por accidente mecánico provocado por la mala interpretación de un domo salino y que no avanzó ni un metro durante 120 días; Agave-1001 del Activo Muspac ubicado en el municipio de Teapa, que lo ofrecieron como panacea resultando productor pero incorporando reservas que ni siquiera pagan el costo de la perforación del pozo; Coyolcalli-1 del Activo Cinco Presidentes ubicado en el sur de Veracruz, improductivo por no encontrar la arena “saturada con gas” a 2 200 m.

 

 

Pero ante todos estos fracasos nos preguntamos: ¿Dónde están los cerebros de la Subdirección de la Coordinación Técnica de Exploración? ¿Dónde están todos esos Doctores que usufructuado el presupuesto de Pemex hicieron estudios en el extranjero y no han aportado nada a la empresa? y finalmente ¿Dónde están todos esos gerentes y coordinadores que cobran altísimos salarios y que conducen a Pemex al despeñadero? En este fracaso exploratorio vemos que es nulo la participación de la SFP, la Sener y la dirección general de PEMEX. Hoy, después del fracaso exploratorio de la Región Sur, existen fundamentos legales para proceder contra Oviedo Pérez, y sus gerentes Alberto Aquino López, Francisco Javier Sánchez de Tagle, Arturo Pérez Aldana, Fernando López Arriaga, Mario Limón González, y a todos los mencionados de la región sur encabezados por el Dr. Meneses Rocha e incluyendo a Jaime González Alanís gerente de planeación y evaluación, Abelardo Córdova Hernández gerente de la unidad de perforación y mantenimiento de pozos y Teódulo Gutiérrez Acosta subdirector de la región sur, todo ello porque están despilfarrando irresponsablemente los recursos de la nación, endeudando más al pueblo de México con los PIDIREGAS y empujando a la empresa más importante del país para que de una vez toque fondo y se malbarate a los intereses extranjeros.

 

 

Solo basta ver la tabla de logros de exploración a nivel nacional para dimensionar el fracaso de la exploración en la Región Sur.

 

 

Basta ver las estadísticas de los últimos diez años para corroborar la ineptitud.